Saltar al contenido

Mascarilla de bicarbonato de sodio

Si padeces de acné o manchas en la piel, entonces, la mascarilla bicarbonato de sodio es tú mejor opción. Cuando nos tratamos por lo general este tipo de padecimientos cutáneos, usamos cualquier método que se nos ocurra, exponiendo nuestro rostro a algunos riesgos, teniendo como causa principal, el desconocimiento sobre cómo deben ser tratados estos temas.

Beneficios extra

Estos métodos principalmente, representan una ayuda para aquellas personas que no pueden acceder a un tratamiento médico, puesto que su costé es considerablemente elevado, y como un elemento adicional podemos encontrar riesgos que están asociados a la exposición de algunas sustancias

Ante todo, el bicarbonato de sodio, es como una base que actúa sobre la piel de tú rostro, de manera efectiva sobre gérmenes y bacterias que puedan alojarse en tus poros, así como también, ayuda a que no se presenten episodios de resequedad en tú piel.

Adicionalmente, es necesario destacar que, así como en otros métodos naturales, la mascarilla de bicarbonato de sodio es una técnica de limpieza facial, que no conlleva a soportar ningún dolor y tampoco implica acarrear efectos secundarios, por lo que representa el complemento ideal para tú cutis facial, destacando que es de sencilla aplicación y remoción.

Complementos a esta mezcla

Una excelente alternativa, es hacer una mascarilla de bicarbonato de sodio y miel o una mascarilla de bicarbonato de sodio y limón, puesto que la combinación de los nutrientes y componentes que tiene cada uno de estos elementos con el bicarbonato, potencian de forma sustancial la acción de curación y limpieza de nuestra piel.

RECOMENDADO  Mascarillas caseras ¿Funcionan? Todo lo que debes saber

La mascarilla de bicarbonato de sodio y limón, es ideal para el combate de casos de acné y dermatitis severa hacía el cutis facial, puesto que su acción astringente y rápidos efectos antibacteriales, generan la aceleración del proceso de purificación del rostro, obteniendo un método de limpieza accesible y efectivo. Se debe controlar el tiempo de aplicación, para prevenir enrojecimiento en las zonas afectadas.

Por su parte, la mascarilla de bicarbonato de sodio y miel, genera una acción rejuvenecedora, y además de que tú piel pueda de sanar y cicatrizar, representa la posibilidad de corregir algún pronunciamiento en tú rostro, generando entonces una apariencia lozana y radiante. Recuerda, ante todo, que tú rostro, es la primera tarjeta de presentación ante otros.

Consejos elementales

Tanto, la mascarilla de bicarbonato de sodio y miel como la mascarilla de bicarbonato de sodio y limón, representan buenos métodos alternativos y económicos para el cuidado de tú rostro, sin embargo, si en los primeros días de aplicación, observas algún enrojecimiento o una reacción extraña, suspende el tratamiento de inmediato y acude al centro médico más cercano.

Su modo de preparación es sencillo y consta de mezclar en conjunto el bicarbonato de sodio con agua, como si fueras a hacer una mascarilla de bicarbonato de sodio simple, y adicional puedes agregar cualquiera de estos elementos, como lo son la miel o el limón, para batir estos componentes puedes usar un utensilio de acero o un palo de madera.

La mascarilla de bicarbonato de sodio es un complemento, perfecto para nuestra salud facial, conocer todos los aspectos relacionados, con la limpieza de nuestro rostro es importante, si queremos evitar aparición de manchas o algunas espinillas, que nos pueden resultar altamente molestas.

RECOMENDADO  5 Increíbles remedios caseros para quitar las estrías