Saltar al contenido
CALCULOS BILIARES

Cálculos Biliares – Qué son, Causas, Síntomas y Tratamiento

Cálculos Biliares – Qué son, Causas, Síntomas y Tratamiento
5 (100%) 4 votes

Para muchos esta enfermedad es desconocida, ya que la conocen como las famosas piedras en el riñón. Los cálculos biliares son una de las enfermedades más comunes entre la población. Estos mismos pueden ser tan pequeños que el cuerpo es capaz de expulsarlas a través de la orina o son más grandes que el tamaño de una roca mediana. Por esta razón, es necesario que conozcas todo acerca de esta enfermedad.

¿Qué es y cómo se detecta?

Los cálculos biliares son pequeñas acumulaciones de bilis que se cristaliza y se deposita en la vesícula biliar, la cual produce esta sustancia. Esta misma se excreta por el intestino, a través de los llamados ductos biliares para ayudar a la digestión de las grasas. Por esta razón es que en algunos casos al formarse estas cristalizaciones, sus tamaños dependen de la cantidad de bilis.

Los cálculos biliares son prácticamente indetectables, debido a que en muy pocos casos presentan síntomas y no requieren de un tratamiento. Esto depende, ya que si realmente el tamaño de estos es relativamente grande, necesitas una cirugía para eliminar cualquier rastro de ellas e inclusive retirar tu vesícula. Aunque parezca inofensiva, esta enfermedad no lo es.

La única manera de saber que posees las famosas piedras en los riñones, es que se alojen en alguna vía y la obstruyan. Cuando esto sucede es que comienzas a presentar síntomas que pueden ser indicadores para el médico que te atienda. Hay que darle la suficiente importancia a esta enfermedad para que no tenga complicaciones en un futuro. Sin duda alguna, acude a tu médico si sospechas de su padecimiento.

Para detectarlo existen diferentes pruebas tales como: una ecografía abdominal, una tomografía computarizada, ecografía endoscópica, entre otros exámenes que pueden ayudar a detectar esta enfermedad.

Causas de los cálculos biliares

Existen diferentes causas las cuales pueden causar cálculos biliares. Sin embargo, hay dos que son principales en la creación de estos mismos y que se han visto en la mayoría de los casos. Estos son:

  • Existen los cálculos causados por el colesterol, estos son los más comunes de todos y no están relacionados con el nivel de colesterol en la propia sangre. Estos son alarmantes, ya que en la mayoría de las tomografías computarizadas no son detectables.
  • Los cálculos compuestos por la bilirrubina, estos se presentan cuando los propios glóbulos rojos de nuestra sangre se están destruyendo y existe una gran cantidad de bilis en la sangre.
RECOMENDADO  Cómo saltar más alto en solo 8 pasos

Aunque la mayoría de los cálculos biliares son padecidos por mujeres, también pueden ser padecidos por personas de más de cuarenta años, de manera hereditaria o en personas con sobrepeso. También la pueden sufrir personas que tengan: trasplante de médula ósea o de algún órgano sólido, diabetes, insuficiencia de la vesícula, cirrosis, afecciones que destruyan glóbulos rojos, pérdida rápida de pesos y hasta las pastillas anticonceptivas.

Síntomas de los cálculos biliares

Aunque la mayoría de las veces los cálculos biliares no presentan síntomas, en otros casos sí. Esto sucede cuando obstruye alguna vía, por lo que sí sientes algo de lo que está en esta lista, acude a tu médico lo antes posible:

  • Un dolor repentino y que se agudiza en la parte alta del abdomen.
  • Si comienzas a sentir un dolor repentino en la parte central del abdomen, debajo del esternón.
  • Dolor de espalda, específicamente entre los omoplatos.
  • Dolor agudo en el hombro derecho.
  • Náuseas o vómitos.

Hay que tomar en cuenta que el dolor de los cálculos biliares puede durar entre unos minutos hasta largas horas. Por esta razón, si tienes alguno de estos síntomas es necesario acudir al médico cuanto antes. Ya que esta enfermedad puede complicar tu organismo de alguna u otra forma.

Dependiendo del tamaño del cálculo biliar es que se puede detectar, ya que presenta síntomas. En la mayoría de los casos, si el mismo no es de gran volumen o no obstruye ninguna vía importante, el propio cuerpo lo expulsará sin ningún problema. Por esta razón, hay que estar atentos a cualquier síntoma que nos indique que tenemos una famosa piedra en el riñón que debamos remover.

RECOMENDADO  Cirugía maxilofacial qué es, quien la hace, riesgos y más

Tratamiento y cuando ir al médico

Esta enfermedad no posee tratamiento si no es muy grave, ya que el mismo organismo es capaz de expulsar estos cálculos biliares si son lo suficientemente pequeños. Sin embargo, si estos son de gran tamaño y obstruyen una vía, es necesario un tratamiento que sea efectivo y rápido.

En casos extremos, se acude a la cirugía para poder eliminar cualquier rastro de estas piedras. Actualmente se utiliza la técnica denominada colecistectomía laparoscópica, la cual consiste en hacer una serie de incisiones diminutas en la vesícula para su pronta recuperación. Anteriormente se extirpaba toda la vesícula si era un problema mayor.

También se puede curar a través de medicamentos que ayudan a disolver los cálculos biliares que se formaron en tu vesícula. Aunque estos pueden tardar dos años en hacer efecto y en muy pocos casos se suministra una serie de químicos a través de un catéter. Un método para los pacientes que no pueden someterse a cirugías es la litotricia, la cual es capaz de curar a través de choques eléctricos.

Debes contactar al médico cuando presentes un dolor abdominal muy intenso, tanto que no seas capaz de mantenerte de pie. También al presentar un color amarillento en la piel o en el blanco de los ojos y si tienes fiebre alta con escalofríos.

Cuidados necesarios

Aunque en la mayoría de los casos no puedas reducir cálculos biliares, te damos algunos consejos que pueden prevenir que poseas alguno de ellos y estos son:

  • Cumple con tus horarios en las comidas, es decir, no te saltes ninguna, ya que esto puede propiciar la aparición de cálculos biliares.
  • Mantén una vida saludable, pero no te excedas. Bajar de peso es algo que puede ser beneficioso, sin embargo no te excedas y ve lentamente.
  • Mantener un peso saludable puede ayudar a evitar cálculos renales, ya que esto influye de manera directa por los alimentos que consumimos.

Sin duda alguna, los cálculos biliares pueden ser inofensivos, sin embargo no hay que restarles importancia a la hora de padecerlos. Si crees que estás padeciendo de alguna de estas enfermedades, consulta a tu médico lo antes posible.