Saltar al contenido
¿Cómo quitar y evitar la piel reseca? (GUÍA Completa)

¿Cómo quitar la resequedad de la piel de una vez por todas?

Para quitar la resequedad la iniciativa no es hidratar en exceso, sino llevarlo a cabo numerosas ocasiones al día. De esta forma nos aseguraremos de sostener la estabilidad y la piel bien humectada

Más allá de encargarse de asegurar los músculos, la piel tiene alguna debilidad frente algunos causantes los cuales la hacen muchísimo más frágil, desequilibrado y, pausadamente, deteriorada.

La acción de los radicales libres es uno de los más importantes accidentes en la afectación de los tejidos cutáneos.

De igual modo, el tiempo además establece cuán permanente se encuentre la piel, ya sea a lo largo del frío como en épocas de calor.

La resequedad, por su lado, es un indicio de que algo no anda realmente bien en el organismo fundamentalmente en la piel.

Las modificaciones en el tiempo tienen la posibilidad de crear la activación de distintos mecanismos de defensa, encargados de sostener la estabilidad en órganos, además en la situación de la piel.

Sin embargo, condiciones extremas de estos, sumadas a otros causantes, tienen la posibilidad de llevar a una inestabilidad cutánea y ocasionar la aparición de la ya citada resequedad.

Piel reseca

En términos en general, la piel reseca es simplemente el producto de un área cutánea ausente de hidratación y humectación.

En conclusión, esta se muestra cuando la humedad en la piel no es bastante para contrarrestar los distintos inconvenientes a los que se muestra la misma.

RECOMENDADO  Kiwicha: Qué es, Para qué sirve, Beneficios y Propiedades

Cuando esa sepa de agua hace mella, la gente empiezan a presenciar distintos cambios en la piel:

  • Sequedad excesiva
  • Comezón
  • Inflamación
  • Enrojecimiento
  • Agrietamiento y dolor

Asimismo, varía en funcionalidad de la región donde se presente:

Piel reseca en el cuerpo

Básicamente algún parte del cuerpo está expuesta a presenciar este inconveniente. Sin embargo, las posibilidades incrementan en la situación de los pies.

Piel reseca en el rostro

En cualquier sitio del organismo se torna fastidioso este inconveniente. Por otro lado, la cara es, sin duda, una de las ubicaciones que menos se desean ver perjudicadas por esta clase de dolencias.

Las mejillas y los alrededores de los ojos son los más damnificados, y tienen la posibilidad de ofrecer pie a las líneas de expresión y al reconocido rápido declive de la edad.

Alternativas para evadir la resequedad de la piel

Con base en lo previo vamos a mostrar una sucesión de elecciones para mitigar los efectos de distintos causantes con el objetivo de contrarrestarlos y evadir la resequedad excesiva en los tejidos cutáneos.

1. Prestar atención a la temperatura del agua

Hay una costumbre normal en relación a la hora del baño: se habla del empleo de agua ardiente para lavar cada rincón del cuerpo.

La duda es que esta puede traer enormes secuelas a la piel, bien sean malas o buenas.

La tranquilidad y esa sensación de calma conseguidas por la ducha ardiente son ideales, fundamentalmente en el momento de reposar y en temporada invernal.

Por otro lado, esta querida costumbre puede traer pésimas secuelas.

No prestar atención a las temperaturas altas del agua y excederse en el tiempo de la ducha puede crear resequedad en los tejidos cutáneos.

Dicho calor tiene como función dejar al descubierto los tejidos cutáneos, ocasionando una aparición paulatina de la resequedad.

RECOMENDADO  ¿Cómo quitar las estrías? 10 alimentos que te ayudarán

Por otro lado, no es necesario dejar esta exquisita práctica. La iniciativa es regularse un poco, no exagerar del calor brindado por la ducha, y, más que nada, procurar mantenerse en ella menos de 10 minutos.

2. Utilizar el jabón de forma moderada

Bien es conocido que los jabones, mayormente, están elaborados por una conjunción de químicos, los cuales benefician el combate de cuerpos raros como las bacterias.

Sin embargo, su uso puede traer secuelas poco gratas para el organismo, más todavía, si hablamos de los tejidos cutáneos.

Al instante de tomar un baño, unas de las utilidades primordiales es el jabón. Este sirve para asear el cuerpo, pero, si se usa en demasía, es viable que deje a la piel a merced de cosas negativas.

Sus elementos enormemente químicos se dedican a agredir los aceites vitales de la misma, los cuales proponen confort. De tal forma hace aparición la resequedad, que la deteriora bastante más acelerado de lo común.

3. Hidratar en numerosas ocasiones

La piel requiere de una hidratación correcta. Esto no supone que se deban utilizar distintos productos para mantenerla en dicho estado. Debemos tomar en cuenta que la sobrehidratación además es algo negativo.

Más allá de ello, los tejidos cutáneos sí necesitan la humectación o hidratación en distintas ocasiones; para ser particulares, dos ocasiones por medio del día.

Lo verdaderamente aconsejable es en las horas de la mañana, puede ser después del baño; y en horas de la noche, justo antes de irse a reposar.

Más allá de que se tienen la posibilidad de usar distintas elecciones para animar a la piel, las más recomendables son aquellas proveniente de la naturaleza.