Saltar al contenido
8 Hábitos que pueden dañar la piel del rostro

8 Hábitos que pueden dañar la piel del rostro

Sabemos que utilizar los mejores productos del mercado da la sensación de deber cumplido cuando se trata de cuidar la piel. Pero el peligro reside en los detalles corrientes, querida lectora. A continuación, presentamos 8 hábitos que pueden dañar la piel de la cara y que debes evitar:

1. Consumir alimentos de alto índice glucémico

Los estudios muestran que los alimentos con alto índice glucémico (cuyo azúcar se absorbe rápidamente en el torrente sanguíneo) pueden tener influencia sobre la piel porque hacen que la producción de insulina y andrógenos disparar, lo que estimula la producción de sebo por las glándulas sebáceas de la piel, aumentando las posibilidades de aparecer o empeorar un cuadro de acné. Pasteles, chocolate, patatas, dulces y arroz blanco son ejemplos de ello. La leche también puede afectar negativamente a la piel de la cara debido a las hormonas presentes en ella. Un estudio llevado a cabo en Harvard en los Estados Unidos demostró una asociación entre el consumo regular de leche y el acné. Curiosamente, la leche desnatada fue la que más dañó la piel de los voluntarios que participaron en la investigación. La explicación más aceptada es que el procesamiento de este tipo de leche aumentaría el nivel de hormonas en la bebida.

RECOMENDADO  Qué es y como curar un forúnculo por completo

2. Olvidarse del filtro solar

Parece bastante obvio, pero todavía hay mucha gente que salta ese paso en la rutina de belleza. El uso correcto del protector solar es fundamental para prevenir varios problemas de piel relacionados con la exposición solar, tales como manchas, arrugas, envejecimiento precoz, resección, lesiones precancerosas y cáncer de piel.

Además, la radiación ultravioleta afecta durante todo el año en grados variables dependiendo de la estación del año y de las condiciones climáticas.

3. No quitarte el maquillaje antes de dormir

¿Recuerdas a tu blogger favorita diciendo eso? Dormir con maquillaje puede causar irritación en la piel y obstruir los poros y el resultado son los tan temidos puntos negros y espinas. Lo ideal es que el maquillaje sea siempre removido con desmaquillantes suaves, como la solución micelar y que se use un jabón adecuado al tipo de piel.

4. Prestarle su maquillaje a sus amigas y viceversa

¿Quién nunca compartió brochas, máscaras de pestañas e incluso lápiz labial con sus amigas? Sí, esa costumbre que parece tonta no tiene nada de inofensivo. Las brochas pueden ser vehículos de transmisión de microorganismos que infectan la piel, como algunos hongos y bacterias.

5. Tomar baños calientes

Nada como un baño caliente, ¿verdad? En invierno, entonces, no hay nada mejor. Pero sepa que si son demasiado largos, podrían ser la razón por la que su piel está reseca. Lo que pasa es que el agua caliente elimina la capa de grasa que actúa como barrera protectora de la piel. En estos días fríos, como no podemos tomar baños templados, lo ideal es que sean rápidos, con jabones hidratantes y sin esponja. Si es posible, es importante la aplicación de crema hidratante inmediatamente después.

RECOMENDADO  7 Increíbles beneficios de saltar la cuerda

6. No dormir lo suficiente

Dormir un promedio de 7 u 8 horas es ideal para un sueño reparador, no sólo para la mente, sino también para la piel – ¿Quieres una excusa mejor para dormir? Las noches mal dormidas colaboran mucho con la pérdida de calidad de la piel y por ser interpretadas por nuestro organismo como síntomas de estrés, pueden llevar a un aumento de la producción de radicales libres.

7. Mantener la cabeza baja – mirando el celular, por ejemplo

La cuestión postural influye en la aparición de líneas en la piel a medida que envejecemos. Ese podría ser el empujoncito que faltaba para soltar el celular un poquito, ¿no?

8. No cambies las fundas y las sábanas

Es cuestión de higiene. Según los dermatólogos, lo ideal es cambiarse la ropa de cama cada semana, de lo contrario puede haber acumulación de suciedad y las fundas de almohada se convierten en un ambiente propicio para la aparición de bacterias y ácaros.