Saltar al contenido
5 Alimentos que dañan el hígado y no lo sabías

5 Alimentos que dañan el hígado y no lo sabías

Calificar este artículo

El hígado trabaja duro para expulsar compuestos que pueden hacer daño, y es importante que cuide su salud, evitando sobrecargarlo. Conoce los alimentos que dañan el hígado para evitarlos.

Al ingerir productos exageradamente ricos en grasas, azúcares, sal y químicos, está obligando al hígado y a todo el cuerpo a procesar y eliminar, debilitando e inflamando todo el sistema.

A continuación, presentamos cinco alimentos que dañan el hígado.

Alimentos que son malos para el hígado

Para proteger este órgano tan importante, tienes que evitar estos alimentos que dañan el hígado. ¡Infórmate y ponte al día!

1. Alimentos fritos

La grasa saturada es muy difícil de procesar, y es un gran problema para su hígado.

Los pasteles, salados, acarajé, churros y otros alimentos fritos contienen mucha grasa saturada. Para empeorar las cosas, muchos de estos alimentos que se venden en la calle se preparan con aceites de mala calidad, que se reutilizan muchas y muchas veces.

Lo que no todo el mundo sabe es que el aceite recalentado varias veces libera sustancias tóxicas relacionadas con el cáncer de hígado y otros. ¡Aléjate de este peligro!

2. Bebidas alcohólicas

El consumo de alcohol está relacionado con muchas enfermedades que afectan al hígado: cirrosis, hígado graso (esteatosis hepática) y cáncer. El alcohol es tóxico en sí mismo, pero en pequeñas cantidades puede ser metabolizado por el hígado sin grandes daños.

Cuando el consumo es frecuente y a altas dosis, el alcohol daña las células hepáticas y perjudica su funcionamiento normal. Evite el alcohol y beba sólo en raras ocasiones. ¡Si ya tiene problemas de hígado, corte por completo!

RECOMENDADO  10 Propiedades y beneficios de los mejillones para la salud

3. Alimentos grasientos

Además de favorecer la obesidad y el aumento del colesterol, una dieta con exceso de grasa es muy perjudicial para el hígado, principal responsable de metabolizar toda esa grasa.

Prefiera alimentos ricos en grasas del bien: aceite de oliva, aguacate, coco, cacahuete. Evite: salsas listas como mayonesa, crema de leche, margarina, piel de pollo, aceite de soja.

4. Comidas rápidas o congeladas

Hamburguesa, papas fritas, lasaña y pizza congeladas…. ¿Sabes lo que caracteriza a estos alimentos? El alto contenido de conservantes químicos para preservar el alimento e intensificar el sabor.

¡Si miras la lista de ingredientes, apenas puedes contar cuántas cosas hay ahí dentro! Y lo peor, no son nombres de alimentos, sino de sustancias químicas que ni siquiera conoce.

Cuando consumes este tipo de comida con frecuencia, tu hígado se sobrecarga con tantos compuestos químicos para filtrar y metabolizar, dejando al órgano cansado y vulnerable a enfermedades e inflamaciones.

Además, son ricos en grasas lo que hace que su hígado funcione aún más. Evite este tipo de alimentos y sólo consuma ocasionalmente. ¡Protege tu hígado!

5. Azúcar

¡El azúcar es malo, eso es un hecho! Causa obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares. No es difícil imaginar que el azúcar sea uno de los alimentos que dañan el hígado, que multiplica la producción de grasa y se vuelve cada vez más lento e ineficiente.

Lo mejor que puedes hacer es evitar el azúcar industrializado y priorizar el azúcar natural de las frutas, que está mezclado con muchas fibras y no sobrecarga el hígado. Ni siquiera el edulcorante es inofensivo, también tiene muchos compuestos químicos.

RECOMENDADO  Beneficios de la tuna y sus propiedades al descubierto

Exceso de proteínas

La proteína es un nutriente esencial para la vida humana, participa de todos los procesos en nuestro cuerpo, incluso compone toda nuestra masa muscular.

Sin embargo, algunas personas se dejan engañar pensando que pueden consumir proteína a voluntad y que luego se pondrán musculosas. Para aumentar la masa muscular se necesita entrenamiento físico y la alimentación ayudará con este objetivo, pero nunca con exageraciones.

El exceso de proteína dañará las células y sobrecargará su funcionamiento. Además de dañar la función renal.